En estas últimas fechas se ha mencionado mucho la palabra empatía, la cual no es moda ni tampoco algo nuevo en la comunicación, ya que siempre se ha manejado como un elemento imporntantísimo de ésta, tal es el caso de la comunicación asertiva, en la cual es un pilar fundamental.

La empatía recobra relevancia durante la crisis sanitaria del coronavirus y donde se señala se precisa que todos los masajes que sean emitidos deben ser empáticos, pero ¿qué es la empatía?

El diccionario de la lengua española define la empatía de 2 maneras: sentimiento de identificación con algo o alguien; capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

La experta en Psicoterapia del Bienestar Emocional, Beatriz Anguís nos brinda la siguiente definición de empatía: es la capacidad de comprender la vida emocional de otra persona, casi en toda su complejidad. Esto no supone necesariamente compartir las mismas opiniones y argumentos que justifiquen el estado o reacción que expresa la otra persona. Ni siquiera significa estar de acuerdo con el modo de interpretar las situaciones con carga afectiva del interlocutor”.

Dejando claro que la empatía no va en decir… te entiendo, pienso igual que Ustedes, comprendo la situación; ya que la empatía esta identificada con la escucha activa, la comprensión y el apoyo emocional; y como señala Anguís la empatía implica tener la capacidad suficiente para diferenciar entre los estados afectivos de los demás y la habilidad para tomar perspectiva.

Los elementos que comprenden la empatía son:

  • Saber escuchar.
  • Interpretar las señales no verbales.
  • Mostrar comprensión.

Por lo que generar empatía y mensajes empáticos no es algo sencillo, es un tema de honestidad, compromiso y coherencia; ya que la empatía una habilidad social esencial que, como ya hemos visto, nos permite escuchar mejor, comprender y formular mejores preguntas, tres cualidades elementales de una comunicación eficiente.

Los resultado de practicar y ejercer la empatía serán: la facilidad para resolver conflictos, aumenta el carisma y el atractivo, nos predispone a ayudar a los demás y compartir, nos permite ser más respetuoso, entre muchas más.

Así que como líder en cualquier ámbito en estos momentos de pandemia y posterior a la misma, se requerirá de mucha empatía y mensajes que tengan esta cualidad que se acompañen de honestidad y coherencia, es decir, de ciudadanos que hagan de políticos profesionales.

Publicado por benjamín_ramirez

Comunicador por formación, consultor en comunicación estratégica, máster en comunicación y marketing político por el CESCOMPOL, asesor en imagen política por el Colegio de Imagen Pública de Víctor Gordoa, relacionista público por el Centro Unesco y varias instituciones más. Miembro de la Red Jóvenes Políticos de las Américas de la FundaciónCD. Analista en Radio Formula Bajío y articulista en varios medios digitales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: