En estos días quien fuera el partido en el poder durante 80 años lanzó una campaña para buscar reposicionar la marca, la cual denominaron échale la culpa al PRI… en un afán de hacer notar que el partido es quien consolido y permitió el desarrollo de México durante sus gobiernos.

El revolucionario institucional en estos momentos el partido que tiene mayor rechazo de la población, y que en la narrativa de AMLO y en la memoria colectiva son el partido que representa corrupción y todo lo malo que le ha pasado a México.

Existe una frase que dice renovarse o morir y es aquí un primer error de esta campaña, ya que el PRI es una marca desgastada y con el mayor número negativos tanto en el mercado como en diversos públicos objetivos; el primer punto que tuvieron que medir es que la marca tuvo que renovarse y poder relanzarse con un mensaje nuevo para la ciudadanía.

Un segundo error es recordarle a la gente que el PRI ha sido el partido que más tiempo ha gobernado y que durante sus gobiernos han pasado algunas de las situaciones más difíciles como: la crisis del 94, el levantamiento del EZLN, la matanza de Acteal, el fraude del 88 y un sin número más de acontecimientos que si los traslapamos a espacios locales aún se pueden multiplicar más.

El timing es malo, ya que no es el momento de hablarle a la población sino a la militancia que aún no termina de generar la tan mencionada unidad, ya que la visión que existe en las oficinas centrales no es la misma que se tiene en los estados y municipios; dirigirse a todos aquellos que están siendo buscados por otros partidos para que encabecen sus proyectos y sobre todo reconocer la importancia de la militancia.

La coyuntura en la agenda setting le puso una trampa con la detención de Emilio Lozoya quien fuese operador de la campaña de Peña Nieto y director de PEMEX en el gobierno del mismo, y que su gobierno fue el ejemplo más señalado durante campaña y en la actualidad por López Obrador para referir a la corrupción.

Si a esto le sumamos un eslogan (que en lo particular me gusta como idea) con todos los elementos mencionados con anterioridad dan una revoltura fatal, es completamente racional y no mueve ningún sentimiento, este eslogan es como una suma así de fría y con un resultado que no puede cambiar.

Manteniendo la frialdad el PRI reconoce las instituciones y no a quienes las han hecho posibles como las personas, lo deja en imágenes de fachadas u obras que lo único que proyectan es frialdad.

Vaya pues que si quisieron aplicar la frase de Oscar Wilde que dice sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, y es no estar en boca de nadie, fue también un grave error ya que el PRI se encuentra siempre en la conversación nacional y no siempre es por acciones buenas. Así que concluyo que la campaña de échale la culpa al PRI es un #EpicFail

Artículo generado para https://platino.news

Publicado por benjamín_ramirez

Comunicador por formación, consultor en comunicación estratégica, máster en comunicación y marketing político por el CESCOMPOL, asesor en imagen política por el Colegio de Imagen Pública de Víctor Gordoa, relacionista público por el Centro Unesco y varias instituciones más. Miembro de la Red Jóvenes Políticos de las Américas de la FundaciónCD. Analista en Radio Formula Bajío y articulista en varios medios digitales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: